Valle del Guadalhorce

VALLE DEL GUADALHORCE

El río Guadalhorce cruza el  Desfiladero de los Gaitanes  y forma un fértil valle, el más importante de Málaga.

A medida que el valle forma frontera con la serranía, aparece el bosque mediterráneo: olivos, alcornoques, pinos y castaños. El paisaje asciende por el barranco de los Horcajos para alcanzar parajes umbríos y planicies donde crecen pinsapos y quejigos centenarios.

El  “caminito del Rey” , hoy cerrado al paso, es un sendero colgado en la pared desnuda de este Paraje Natural. En las cercanías puedes visitar el poblado del Chorro y las ruinas romanas de Bobastro.

Los pueblos, de singular fisionomía paisajísta son:  Alhaurín el Grande , Álora Alozaina Carratraca Cártama Casarabonela Coín Guaro  y Pizarra .

Entre las montañas que acompañan al valle del río más importante de la provincia, se encuentran la Comarca del Guadalhorce, enclavada al oeste de Málaga capital, situada en un punto privilegiado por su proximidad a ésta, a la Costa del Sol, al aeropuerto, al Parque Natural Sierra de las Nieves, al desfiladero de los Gaitanes y al conjunto de embalses del Chorro, así como a los Montes de Málaga. Y disfrutando de un microclima sin temperaturas extremas, que hacen de la comarca un lugar idóneo para realizar actividades turísticas de tipo cultural, gastronómico y deportivo.

Ubicada al oeste de Málaga capital, la comarca del Valle del Gualdalhorce se caracteriza por su diversidad paisajística, donde se unen los olivos con los almendros sobre un relieve singular que alterna las zonas más llanas con el verde de los trigales. Un valle que es al mismo tiempo camino y corredor fértil de huertas y gentes, y anfiteatro de sierras que aportan sus aguas, su cobijo y su paisaje.

Huertas salpicadas de casas de labranza y caseríos, huertas que cubren el fondo del valle y trepan en canales por cabeceros y pequeñas colinas. Huertas de un paisaje vivo que se está transformando.

El río Guadalhorce como paraje natural con gran valor ecológico nos ofrece, además de preciosos paisajes y diversidad de avifauna, un patrimonio arquitectónico inigualable a lo largo de todo su recorrido por el valle. Estas características han permitido el desarrollo de un pujante turismo rural en su entorno, que va desde los cortijos diseminados hasta la variedad oferta de la zona de El Chorro y los pueblos de Álora y Pizarra.

Uno de los lugares más espectaculares del río se halla en el Desfiladero de los Gaitanes o Garganta del Chorro, con 3 Km. de longitud y hasta 400 metros de altura, por donde discurren unidos los ríos Turón, Guadalete y Guadalhorce.

El clima y la riqueza de la tierra han hecho del Valle del Guadalhorce un lugar idóneo para vivir. Vestigios de todas las culturas que habitaron estas tierras desde el Neolítico hasta nuestros días se reparten por toda la comarca.

Un crisol donde se funden las culturas romana, árabe, judía y castellana, de donde surgen las actuales costumbres y tradiciones. Culturas que, además, dejaron una evidente huella en la arquitectura tradicional de la zona, reflejo también de la estrecha relación del hombre con el agua y la tierra a través de construcciones como los molinos, las acequias o los cascareros.

El Valle del Guadalhorce está viviendo una importante expansión en la actualidad con dos núcleos conectados por la carretera Málaga-Campillos. El primero más unido a la Costa del Sol y a la capital reúne Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande, Cártama y Coín.

Durante el recorrido del Guadalhorce, la comarca ofrece una importante variedad de paisajes y entornos completados también con una interesante ruta gastronómica y ambiente rural del que se puede disfrutar en los numerosos hoteles y restaurantes que existen en las tierras bañadas por el río. Sus pueblos presentan importantes restos, museos, edificios nobles y casas típicas que se rodean de cortijos y huertas o de nuevas zonas de expansión comercial a un paso de Málaga y la Costa del Sol.

  Valle del Guadalhorce

Los Pantanos del Chorro

Una de las rutas más señaladas del entorno rural de la provincia de Málaga es la que recorre el epicentro del Valle del Guadalhorce entre la localidad de Álora y la Barriada del Chorro.

Una de las rutas más señaladas del entorno rural de la provincia de Málaga es la que recorre el epicentro del Valle del Guadalhorce entre la localidad de Álora y la Barriada del Chorro. El viaje hacia Álora se puede realizar desde dos caminos distintos, o bien desde la antigua carretera comarcal 337 que une Málaga con Antequera por el Valle de Abdalajís o por la carretera nueva del Valle del Guadalhorce.

Llegados a Álora nos encontramos con uno de los pueblos más bellos de todo el entorno del Guadalhorce, situada sobre dos montes, el del Calvario y el del Castillo, y a las faldas de la sierra del Hacho. Su entorno cuenta con un paisaje inolvidable de olivares y huertas de cítricos, naranjas, mandarinas y limones. A su alrededor también podemos encontrar sierras pobladas de almendrales.

Desde Álora hasta el entorno de la Barriada del Chorro existen doce kilómetros de distancia que pueden ser recorridos cómodamente con el tren de cercanías que dispone el municipio. El tren nos deja en el poblado del Chorro pequeña localidad que fue fundada para alojar a los trabajadores que construían la Presa del embalse del Conde del Guadalhorce. Éste es el punto de partida de cualquiera que visite en el entorno del Chorro.

Una de las rutas más atractivas por el entorno del Chorro que podemos recorrer es la que nos lleva a la Barriada ‘La Angostura’ y ‘Las Mellizas’. Salimos de la estación de ferrocarril en dirección a la subestación eléctrica ‘Tajo de la Encantada’. Desde aquí podemos contemplar por un lado la Sierra de Huma y por otro, hacia la derecha, el pueblo de Valle de Abdalajís. Al subir por unas lomas que nos rodean vemos de frente la Sierra de Aguas y delante el valle del Guadalhorce.

Siguiendo el camino por carretera, cruzamos por debajo del puente por donde pasa el tren, pero no atravesamos el río, nos desviamos a la derecha y seguimos paralelos al tren por el otro lado. Hemos accedido al carrir que conduce hasta la Subestación Eléctrica, en él podremos ver las plantaciones de cítricos y en el cauce del río, con suerte, podremos ver alguna garza u otras aves.

Llegaremos hasta un arroyo, llevamos ya diez kilómetros de recorrido en este punto, y durante un corto tramo seguiremos por su cauce. Al cruzar un puente nos encontramos con un cruce y tomamos el carril de la izquierda. Ahora continuamos nuevamente junto a la vía pero esta vez por el lado hacia el Chorro. Poco después de pasar la Estación Eléctrica llegaremos hasta un cruce, en él debemos escoger el camino de la izquierda por el cual regresar hasta la Estación del Chorro, punto de partida y de llegada de cientos de excursionistas.

La siguiente ruta nos encaminará desde la Barriada del Chorro hasta la Sierra de Huma. Se parte desde la Estación de ferrocarril por el camino de la izquierda, subimos por un carril hacia la derecha en dirección a la casa forestal, en él encontramos además un cartel de Paraje Natural. Desde la casa, en un territorio de denso pinar, nos desviaremos hacia la izquierda por el carril de la cantera. Llegados a la misma, recorridos ya dos kilómetros, veremos una pared de caliza que forma parte ya de la Sierra de Huma. Estas paredes son ideales para la práctica de la escalada. Por esta zona además es posible observar algunas águilas o incluso buitres volando en círculos. Abandonaremos el denso pinar para pasar por una zona de matorral desde la cual se puede observar una bonita vista de la Sierra de Aguas y del valle.

Paisajes de piedra, agua, pinares y cultivos que forman un mosaico de contrastes en las que la naturaleza y la adaptación a ella del hombre constituyen un espectáculo inigualable cuando llegamos a El Chorro, una de las partes de los embalses del Guadalhorce.

Uno de los puntos más atractivos de todo este paisaje es el Desfiladero de los Gaitanes, lugar de enorme importancia no sólo por su valor ecológico, siendo declarado paraje natural, sino por la enorme oferta que dispone para los amantes de los deportes de aventura, desde las tradicionales rutas de senderismo por la zona hasta la escalada, siendo la mejor escuela de este deporte en el sur de España. Es habitual también la práctica de otros deportes como la pesca en el río Guadalhorce donde habitan especies como los barbos, las carpas o los lucios; el parapente o el cicloturismo. En esta zona se encuentra el Caminito del Rey una estrecha pasarela situada en las paredes de la garganta del Chorro construida a principios del siglo XX por los trabajadores del ferrocarril y recorrida por Alfonso XIII cuando inauguró la Estación del Chorro.

Como paisaje natural el Desfiladero de los Gaitanes será de gran importancia para los amantes de las aves por la gran variedad de éstas que se encuentran destacando el buitre leonado, el búho real, etc.

La cumbre es feudo y lugar de nidificación de las grandes rapaces como el águila real o el buitre leonado que sobrevuelan los cielos en constante vigilancia. La zona alta donde la tierra se torna horizontal, es el hábitat preferido de la población de cabras monteses. Otros vertebrados usuales en el Parque son el gato montés, la gineta, el lirón o el meloncillo, que pueden observarse con paciencia y valor desde la pasarela colgante, llamada ‘Caminito del Rey’ que recorre el desfiladero a 100 metros de altura.

El sorprendente desfiladero de los Gaitanes desde esta perspectiva tan sobrecogedora es una experiencia única y necesaria para acceder al valle interior de tranquilas aguas y cálidas praderas a las que los excursionistas han acudido durante las últimas décadas en masa para aislarse de manera muy efectiva del exterior, puesto que la otra entrada al valle es el desfiladero del Gaitanejo. Las especies botánicas más características de estas áreas son: el pino carrasco, el piñonero, la encina, el eucalipto, el majuelo, la aulaga, la estepa blanca, la jara y la sabina negral.

La zona que hemos recorrido en esta ruta es la que transcurre desde el pueblo de Álora hasta la zona sur de los embalses del Guadalhorce, llegando hasta el embalse y subestación eléctrica de La Encantada, la Barriada de El Chorro o la Estación de Ferrocarril. también llega la ruta hasta el Desfiladero de los Gaitanes en su pared derecha en dirección a Antequera, siguiendo las vías del tres y los famosos túneles.

Los embalses del Guadalteba, Guadalhorce y Conde de Guadalhorce se distribuyen en su mayoría por Ardales, llegando a Campillos y Antequera, y tocando esta zona de Álora.

No obstante no puede separarse la oferta turística por municipios, sino que todo el conjunto de los embalses constituye por sí mismo uno de los destinos de turismo rural y de naturaleza más importantes de Andalucía, con sus kilómetros de playas de agua dulce, las enormes posibilidades de practicar deportes de aventura, sus senderos, su flora y fauna y sus inigualables paisajes.

De hecho, la aprobación del Plan de Dinamización Turística de la zona de los Embalses, a los que se unen también, además de los citados, los municipios de Campillos, Carratraca y Valle de Abdalajís por su cercanía y su implicación turística en la zona; supondrá un espaldarazo definitivo al desarrollo de la zona.

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.